Mayo es el Mes de la Salud Mental. Todos los niños merecen lugares amables, seguros y acogedores donde crecer.

¿Cómo ayudo a mis hijos a hacer frente a la violencia comunitaria que se produce a nuestro alrededor?

Actividades de comunicación

Los niños pueden encontrarse con la violencia comunitaria de diferentes maneras. Pueden ser testigos, ver las noticias en la televisión u oír a adultos o compañeros hablar de estos trágicos sucesos. A menudo, los niños se quedan con muchas preguntas. Incluso si un niño no ha experimentado directamente un suceso traumático, no es infrecuente que sienta ansiedad y miedo al tratar de comprender cómo estos sucesos comunitarios afectan a su vida.

Aunque los niños pueden experimentar una variedad de emociones en respuesta a los acontecimientos que ocurren en su comunidad y en todo el país, pueden tener dificultades para saber cómo hacer frente a su tristeza, confusión e ira. Proporcionar una relación positiva y de apoyo a un niño angustiado le ayudará a expresar sus pensamientos y emociones.

Los niños recurren a sus padres y cuidadores para que les ayuden a afrontar esta amplia gama de emociones. He aquí algunas formas en que los cuidadores pueden apoyar la expresión emocional de sus hijos y establecer una sensación de seguridad:

  1. Conéctate a tierra. Tómate unos minutos para asegurarte de que estás en condiciones de mantener esta conversación. 
  2. Acomódate: Detente y siéntate con ellos: cread juntos un entorno tranquilo y silencioso.
    • Apague las noticias y limite la exposición a imágenes, vídeos, etc. 
    • Garantice la seguridad. Recuerda a tu hijo que está a salvo y que tu trabajo es protegerle. 
    • Practica juntos la respiración 4-7-8: inhala 4 segundos, mantén la respiración 7 segundos, exhala 8 segundos y repite. Predicar con el ejemplo.
  3. Escucha: Haga preguntas sencillas, reflexione sobre lo que oye.
    • Si su hijo ya ha oído hablar de este acontecimiento o lo ha visto celebrarse, puede preguntarle lo siguiente:
      • ¿Qué sabe de [incidente]?
      • ¿Qué sientes? 
      • ¿En qué parte de tu cuerpo sientes eso?
    • Valida sus sentimientos.
      • Es decir: "Tiene sentido que te sientas enfadado".
  4. Explícalo de forma adecuada a la edad.  
    • Para niños de primaria:
      • Las explicaciones deben ser sencillas y breves. 
      • Reafirmar las medidas de seguridad. 
    • Para niños mayores y adolescentes:
      • Corrija cualquier idea o información errónea que hayan oído. 
      • Permítales preguntar y responda a sus preguntas con la mayor sinceridad posible. 
  5. Actúa. Los sentimientos de trauma se intensifican al sentirse impotente. Analiza las medidas que puedes tomar en familia.
    • Cree un plan de seguridad.
      • Debatid qué podéis hacer como familia si se diera una situación similar. 
      • Si procede, infórmese sobre el plan de seguridad del centro y lo que éste hace para mantener la seguridad de los alumnos. 
    • Utilizar habilidades de afrontamiento
      • Cuente un cuento o lean un libro juntos.
      • Da un paseo por tu barrio.
      • Ve un vídeo o un programa no estresante.
      • Preparen juntos una comida fácil y sencilla.
      • Crea algo de arte, aunque sea tan sencillo como un libro para colorear.
      • Soplar burbujas juntos favorece la respiración profunda. 
    • Considerar la participación de la comunidad
      • Adoptar una postura puede ayudar a aumentar el sentimiento de pertenencia y a disminuir los sentimientos traumáticos.

Consejos para ayudar a los niños a enfrentarse a la violencia comunitaria:

  1. Apaga las noticias.
    • Puede ser fácil olvidar que nuestros hijos están escuchando y absorbiendo los medios de comunicación o las conversaciones que ocurren a su alrededor. 
    • Intenta proteger a tus hijos de cualquier imagen o descripción perturbadora que aumente los sentimientos de trauma o ansiedad. 
  2. Habla con tus hijos.
    • Aunque es importante filtrar la información, esto no significa evitar el tema por completo. 
    • Es probable que los niños se enteren del suceso por diversas fuentes, como la escuela o sus compañeros. 
    • Abra el tema y hágales saber que pueden acudir a usted con cualquier pregunta o preocupación. 
  3. Crear una sensación de seguridad.
    • La ansiedad aumenta cuando los niños se sienten inseguros. 
    • Cree un plan de seguridad familiar y asegúrese de que saben cómo pueden permanecer seguros. 
    • Dirija con confianza, manteniendo la calma y sin aumentar los temores de su hijo. 
    • Hable con la escuela de sus planes y prepare a su hijo para cosas como simulacros de tirador activo, simulacros de incendio, etc. 
  4. Permitir la expresión de sentimientos.
    • Considera la posibilidad de crear arte, música o escribir sobre los sentimientos para ayudar a procesar el acontecimiento. 
    • Utiliza una tabla de sentimientos para ayudar a identificar los sentimientos sobre el acontecimiento. 
  5. Ocúpate de tus propias necesidades.
    • Cuando se produce una crisis comunitaria, suele ser perturbador para usted como adulto y padre. 
    • Busca a otros adultos para hablar de tus sentimientos y recibir apoyo. 
    • Considere la posibilidad de participar en la creación de un cambio comunitario. 
  6. Busca señales de trauma.
    • El TEPT, trastorno de estrés postraumático, también puede producirse cuando un niño o adolescente presencia un suceso traumático.
  • Busca lo siguiente:
    • No querer ir a la escuela
    • Evitar un lugar o una persona que recuerde el trauma.
    • Pesadillas 
    • Flashbacks
    • Reproducción repetitiva del incidente traumático
    • Espaciar 
    • Problemas de concentración 
    • Comportamientos agresivos 
    • Enuresis nocturna 
  • Busque ayuda profesional si cree que su hijo presenta alguno de estos síntomas.

 

Libros sobre comunicación para niños y adolescentes