¡Feliz Mes del Orgullo! Todos los niños merecen lugares amables, seguros y acogedores donde crecer.

Mi hijo sufre depresión

PASOS A SEGUIR DURANTE UNA EMERGENCIA RELACIONADA CON LA DEPRESIÓN: He aquí algunos pasos iniciales a seguir cuando su hijo esté pasando por un momento especialmente duro con la depresión. Es posible que su hijo tenga sentimientos o pensamientos que hayan empezado a interferir en su forma de afrontar las rutinas diarias, como dormir, comer, cuidarse o ir al colegio. Para cualquier emergencia que ponga en peligro la vida, llame inmediatamente al 988.

  1. Enraíza tu pensamiento y tu corazónVer a un niño hundirse en sentimientos pesados es duro.
    • Dedica un minuto (o tres) a enmarcar tu pensamiento para que tus próximos pasos les apoyen a ellos y a tu relación.
    • Reconocer la depresión:
      • puede parecer un comportamiento de "mal comportamiento", pero se parece menos a una mala conducta y más a una enfermedad física
      • a menudo tiene raíces cerebrales y físicas, por lo que no es una elección ni un comportamiento.
      • Es frecuente y grave y puede necesitar apoyo profesional cuanto antes.
  2. Acuerda con el niño: Cree un entorno tranquilo y silencioso en el que simplemente puedan estar juntos.
    • Pruebe a dar el primer paso de 2 en 2. Siéntate junto a tu hijo en el espacio durante dos minutos. Hazle saber que esperarás hasta que esté listo para empezar. 
    • Quédate a su lado hasta que estén preparados; puede que tarden más o que vayan más deprisa, ¡las dos cosas están bien!
  3. Escucha:  Esto es reflexión frente a acción: simplemente estás escuchando y no hay necesidad de ofrecer una solución.
    • ¿Cómo describirías esa sensación? (Dependiendo de su edad, pueden utilizar colores, animales, música o juguetes)
    • ¿Cuándo sabes que empiezas a sentirte así?(Pueden describir en qué parte del cuerpo lo sienten).
    • ¿Cuándo notó por primera vez estas sensaciones?
    • ¿Hay algún lugar o momento en el que siempre te sientas así? (Podrían darte pistas sobre cuál es la raíz)
  4. Afirmar: Asegúrate de que tu hijo sabe que has escuchado sus sentimientos y que estás ahí para apoyarle y ayudarle.
    • He oído que te sientes como [su palabra]. 
    • Entiendo que esto es difícil. ¿Quieres que te ayude?
    • Esto debe ser duro cuando [use su palabra para el momento]. ¿Qué tal si hacemos un plan para que empieces a sentirte mejor?
  5. Plan.
    • La depresión es un diagnóstico clínico y es mejor que la identifique un proveedor clínico que pueda clasificar la gravedad y la intensidad de la necesidad del niño.
    • Los episodios depresivos mayores pueden ser confusos, y un profesional puede ayudaros a ti y a tu hijo a recuperar la estabilidad y a encontrar habilidades y herramientas para construir patrones más saludables.

¿La tristeza, la desesperanza o los sentimientos intensos interfieren en la vida diaria y las rutinas de su hijo?

Un niño puede empezar a sufrir depresión cuando experimenta un acontecimiento, una serie de acontecimientos o se siente abrumado o desesperanzado. La depresión es manejable y tratable, y casi siempre requiere la ayuda de un profesional.

¿Qué puede hacer un cuidador cuando su hijo parece deprimido?

Esté atento a las señales que indican que las rutinas de la vida están desviadas. Aunque la causa puede ser más difícil de ver, las señales suelen ser claras en la vida cotidiana:

  • Sin energía o con poca energía 
  • No poder dormir, despertarse muy temprano o dormir demasiado
  • Ansiedad, irritabilidad, inquietud
  • Utilizar palabras que muestren falta de autoestima o 
  • Falta de interés y alegría en las actividades preferidas
  • Cambios en los hábitos alimentarios
  • Moverse, hablar o pensar más despacio
  • Olvidos o problemas de concentración
  • Dolores corporales
  • Pensar o hablar sobre la muerte, el suicidio o autolesionarse

Conseguir ayuda para alguien es especialmente crítico si éstos están presentes durante más de dos semanas y alguno ha dificultado la vida en casa, en la escuela o en la comunidad. Cuando un adulto se da cuenta de que un joven tiene problemas y muestra preocupación, es un primer paso importante. Conseguir que reciban atención rápidamente es el segundo paso.

Si ha notado que su hijo muestra algunos de los signos de la depresión, aquí tiene algunos consejos:

Empieza la conversación dándote cuenta de sus sentimientos y validándolos. "He notado que últimamente te sientes un poco [triste o agobiado]. Me gustaría entender por lo que estás pasando. ¿Te parece bien compartirlo conmigo?

Una vez que se abran, afirma y valida. "Puedo entender de dónde vienes. Estoy dispuesto a escucharte y apoyarte".
Deja claro tu apoyo y que juntos podéis conseguir ayuda. Es menos probable que los niños oculten sus sentimientos si sus cuidadores les apoyan y son abiertos, no reactivos y críticos.

A veces, estar presente es el mejor regalo que un niño puede recibir cuando siente que nadie le va a entender y se siente solo. Hablar y compartir es importante, pero el apoyo tácito puede ser impactante para los niños.

Su coherencia y calma pueden crear confianza y un puente para un niño cuando más lo necesita.

¿Cómo sé cuándo mi hijo necesita ayuda profesional?

La depresión es una enfermedad frecuente y tratable. Cuando la depresión se vuelve constante, abrumadora o difícil de manejar durante varios días o semanas, perjudica las rutinas diarias. Cuando la depresión y sus síntomas anulan la capacidad del niño para afrontar la vida, se convierte en una grave amenaza para su salud.

Si cree que su hijo está experimentando lo que parece una depresión o síntomas de que su funcionamiento cotidiano está en peligro, es el momento de pedir ayuda.

¿Qué hago si temo que mi hijo esté pensando en suicidarse o autolesionarse?

Empecemos por desmentir el mito:
Está bien hablar con alguien y preguntarle si tiene pensamientos suicidas o si ha creado un plan para hacerlo. Eso te da información para conseguirles ayuda. Si la respuesta es afirmativa, busca ayuda inmediata a través de la línea de crisis de tu condado o del 988. Si hay peligro inmediato, llama al 9-1-1.

Puede ser difícil encontrar las palabras o la "forma correcta" de hablar o preguntar a su hijo sobre el suicidio; sin embargo, es una herramienta de prevención probada.
Entonces, ¿cuál es una buena forma de abordarlo con su hijo o adolescente? Cada niño es diferente y usted es quien mejor lo conoce. La mayoría responderá cuando usted sea franco, compasivo y claro con sus preguntas.

Inicia la conversación preguntando: "Estoy preocupado por ti. ¿Has tenido pensamientos sobre querer morir o suicidarte?". Si tu hijo no responde, sigue preguntando y hablando sobre el suicidio, no provocará que se suicide, sino que puede prevenirlo.

"La segunda causa de muerte entre los jóvenes de 10 a 20 años" en el estado de Minnesota es el suicidio (Departamento de Salud de Minnesota, 2019).
Hay múltiples factores que contribuyen a un "aumento de pensamientos y comportamientos suicidas, como traumas y adversidades en la infancia, enfermedades mentales graves, enfermedades físicas, alcohol u otros abusos, una pérdida dolorosa, exposición a la violencia, aislamiento social y fácil acceso a medios letales" (Departamento de Salud de Minnesota, 2019) junto con la experiencia de opresión, trauma histórico y genocidio cultural.

Sin embargo, es importante saber que tener alguno o varios de estos factores de riesgo no significa automáticamente que un niño tenga pensamientos y comportamientos suicidas. El suicidio se puede prevenir, existe tratamiento y hay esperanza.

Nota: Esta información no debe ser utilizada para el diagnóstico o tratamiento de una condición de salud mental. Llame al 612-871-1454 para obtener más información sobre los servicios de salud mental para niños del Centro Washburn.